En algunas oportunidades recibimos llamadas en nuestro consultorio:  “¿cuánto está la curación?”, preguntan, esperando escuchar la opción más barata posible. Cuando el monto escuchado está por arriba de los 20 soles, la conversación termina pronto. Puede sonar desalentador, pero pagar muy poco por una curación (por más cómodo que parezca) puede ser perjudicial para la salud. Antes de hacerte una curación es necesario que sepas evaluar ciertos aspectos de este tratamiento odontológico.

Hoy día la resina dental es una de las restauraciones más usadas para corregir dientes dañados por caries, grietas o picaduras, lo que se da  por su estética, buena adhesión, fácil manejo y su accesibilidad en un verdadero abanico de marcas y precios.  Pero tiene un punto débil que no siempre es mencionado por el especialista en la salud. ¿Cuánto puede hacer más daño que provecho.

Toxicidad por presencia de Bisfenol A (BPA)

BIS-Gama como material ha sido usado ampliamente utilizado por los fabricantes de las resinas compuestas desde los años ´60. Algunos BIS- Gama poco puros pueden contener residuos de Bisfenol A (BPA), un químico que perturba el sistema endocrino muy utilizado en productos plásticos que, tras el resultado de investigaciones, fue eliminado de muchos biberones, botellas de agua y otros productos. Algunos estudios científicos han indicado que el BPA, a parte de tener efecto cito tóxico,  puede afectar a la reproducción y el desarrollo de los animales al imitar los efectos de la hormona femenina estrógeno. Esto ha hecho surgir dudas sobre su seguridad.

La ADA (American Dental Asosacion) considera que las preocupaciones sobre la posible exposición al BPA a través de los selladores dentales o los composite son infundadas en este momento. En comparación con otras fuentes de BPA, estos materiales dentales plantean problemas considerablemente menos importantes en cuanto a la exposición.  Sin embargo al mismo tiempo señala que las publicaciones científicas en las que se evalúa la exposición y la liberación de BPA a partir de materiales de restauración y prevención dental a base de resina, así como sus potenciales efectos orales y sistémicos, son escasas.

Estas peculiaridades aconsejan adoptar una actitud de cautela en relación con este tema en previsión a la luz que investigaciones futuras puedan arrojar en cuanto a su vinculación con determinadas patologías estrógeno-dependientes.

resina
Resina desgastada

Bisfenol en la saliva

El bisfenol A se ha identificado en saliva y orina (de pacientes donadores de estas muestras biológicas a quienes se les colocaron dichos compuestos) entre una y veinticuatro horas después de la colocación de la restauración. Se está investigando la potencial liberación de BPA a partir del polvo que se desprende durante el acabado, el pulido y la remoción del material composite.  También de la liberación  prolongada que se da con el desgaste (erosión y abrasión) de la superficie de la curación a través del tiempo.

¿Cuáles son las recomendaciones respecto al uso de las resinas como material de curaciones?  Definitivamente la prudencia.  No guiarse solamente por los precios de los empastes tomando en cuenta que lo barato nos puede hacer daño, sobre todo cuando hablamos de materiales de odontología, los cuales están en contacto constante con nuestro organismo, y que por lo tanto deben asegurar la biocompatibilidad a corto y largo plazo.  Por otra parte debemos de tener en cuenta que el uso de  resinas composite únicamente es aconsejable en caso de pequeñas restauraciones, por lo que aquellas personas que cuenten con una caries en fase avanzada no podrán someterse a dicha intervención puesto que los resultados no serían los esperados ni perdurables en el tiempo.

Es de suma importancia que nuestro odontólogo esté usando los materiales de calidad y de marcas reconocidas, y nos asesore  en cuales casos usar resinas y en cuáles emplear materiales y técnicas alternativas.

Incrustación dental

¿Te gustó este artículo? Puedes seguir nuestro blog y recibir nuestros consejos en línea aquí.