El blanqueamiento dental es uno de los procedimientos más solicitados en el mundo. Sin embargo, hay quienes toman un blanqueamiento a la ligera. Hay aspectos que tomar en cuenta para que el procedimiento sea efectivo en lugar de una experiencia dolorosa.

Lo que NO hace el blanqueamiento dental:

No modifica la forma de tus dientes

No cambia el color de las curaciones

No reemplaza el color de las prótesis de porcelana

Sólo hace efecto sobre las partes naturales del diente. Las restauraciones más antiguas aparecerán más oscuras.

Uno de los riesgos del blanqueamiento es la adquisición de sensibilidad de los dientes y el daño a las raíces.

Uno de los riesgos del blanqueamiento es la adquisición de sensibilidad de los dientes y el daño a las raíces.

El blanqueamiento sólo es efectivo y seguro 100% cuando:

Te trata un profesional experimentado

Se usa el método correcto para el caso específico

Se usan materiales de calidad

Los equipos de blanqueamiento son de alta tecnología

Si quieres aprender más sobre cuidados dentales suscríbete como cliente preferencial y recibe un #DentalTip Semanal

El efecto final depende de:

El color inicial de tus dientes

El grosor del esmalte

El método de blanqueamiento usado

Sólo si todos los factores son favorables los efectos llegan a ser asombrosos y la sonrisa realmente cambia. ¿Suena bien no? Pero no todos pueden hacerse un blanqueamiento. Hay contraindicaciones:

No pueden hacerse un blanqueamiento dental:

Quienes tengan dientes jóvenes o temporales (entiéndase los que están aún en desarrollo o de menores de edad)

Las mujeres embarazadas.

Quienes tienen el esmalte desgastado

Quienes tienen restauraciones o prótesis fijas. Sí pueden hacerlo, pero deben reemplazar sus prótesis al finalizar el blanqueamiento para igualar el color.

Consejos después del blanqueamiento:

Por una semana tendrás que mantener “dieta blanca”, o sea, evitar bebidas y comidas con colorantes fuertes u oscuros como café, té, gaseosas, vino tinto, etc.

No fumar está incluido en la dienta blanca.

Ser estricto con la higiene dental.

Entonces, ¿me blanqueo o no?

Sí, pero cuando no estés en un estado riesgoso como los mencionados anteriormente. De cualquier modo, un buen dentista te dirá qué método se debe usar y qué precauciones hay que tomar para el caso que tengas.

¿Tienes alguna duda que necesitas resolver con urgencia? Escríbeme aquí.